Debe recomendar un equipo de primeros auxilios para deportes al aire libre. ¿Recomendaría incluir epinefrina (o adrenalina) para casos de anafilaxia grave? Rodrigo Díaz nos resume las últimas guías al respecto.

Antecedentes Legales

Durante décadas , las escuelas de educación outdoor (actividades al aire libre) han llevado en su equipo epinefrina para tratar la anafilaxia, condición poco frecuente, pero de riesgo vital. Recientemente ha sido cuestionada la legalidad de esta práctica. ¿Es legal que un médico prescriba una receta para una organización, en lugar de un individuo específico? Por otra parte, ¿es legal que un profesional no médico con formación solo en primeros auxilios pueda administrar epinefrina?  La ley sobre estas cuestiones varía de un lugar a otro. Por ejemplo: en Carolina del Norte , los médicos legalmente pueden capacitar a los laicos para administrar la epinefrina en terreno. En el estado de Nueva York, los maestros también pueden administrar epinefrina después de un entrenamiento apropiado. En otros estados , hay estrictas prohibiciones sobre dicha administración . La administración prohibida de un medicamento que debe ser prescrito por un facultativo medico, puede ser considerada negligencia , aun cuando la intención de la persona fuese para ayudar al paciente . Por otra parte, los seguros excluyen la cobertura de un acto ilegal .

La Sociedad Médica de Wilderness (Wilderness Medical Society “WMS”) convocó a una mesa redonda para explorar áreas de consenso y dudas en el tratamiento de la anafilaxia en terreno (lugares remotos).

La anafilaxia es una enfermedad “rara”, con un inicio repentino y curso drástico, por lo que no se presta a si misma para ser estudiada en ensayos controlados aleatorios. Por lo tanto, basada en la limitada evidencia disponible, y  en la opinión de expertos, el Panel hizo suya la siguiente posición, la cual representa el consenso de los miembros del panel y está avalada por la WMS.

“El tratamiento de una anafilaxis con adrenalina inyectada, puede ser un procedimiento que salva vidas. Esto es cierto, sobre todo cuando el acceso a una atención médica estándar, se retrasará debido a las condiciones del tiempo o a la geografía de difícil acceso. Por ello, apoyamos el concepto de que profesionales no-médicos,  a los cuales su trabajo les exige responsabilidades para brindar atención en emergencias médicas, sean capacitados para administrar apropiadamente, epinefrina para el tratamiento de la anafilaxia.

Las organizaciones que hayan elegido esta ampliación de prácticas para su personal, deben consultar con un asesor legal. Las leyes y reglamentos pertinentes varían de un lugar a otro. Cuando esta práctica no es apoyada por la legislación, alentamos y apoyamos todos los esfuerzos para cambiar las leyes existentes o introducir legislación de apoyo de este concepto.

Lo siguiente debe ser incluido en los “Procedimientos Operativos Estándar” (SOP’s) de la organización y en el currículo de formación del personal:

  1. Asegurar que todo el personal autorizado para tratar una anafilaxia esté entrenado por instructores o programas calificados. Esta formación debe realizarse a intervalos regulares , y debe incluir una revisión de la fisiopatología básica de la anafilaxia , la evaluación de los signos y síntomas del paciente, los métodos de administración y las posibles complicaciones y contraindicaciones relativas de tratamiento.
  2. Autorización Institucional del personal para administrar la medicación propia del paciente o la proporcionada por la organización.
  3. Desarrollar un protocolo de tratamiento de campo organizacional.
  4. Supervisión que incluya un médico consultor / asesor médico o control médico directo.
  5. Establecimiento de un programa de aseguramiento de calidad, que incluya las siguientes funciones:
  • Proceso de revisión del protocolo.
  • Revisión de cada incidente reportado de anafilaxia o reacción alérgica.
  • Un plan y cadena de responsabilidades para la compra, almacenamiento y eliminación de los medicamentos, cuando los medicamentos son proporcionados por la organización, y para la eliminación de todos los dispositivos de inyección.

Métodos de administración de Epinefrina

La epinefrina puede administrarse por auto-inyector en la mitad anterior-lateral del muslo. Este método minimiza la posibilidad de error en la dosis y de forma fiable, logra una concentración efectiva del fármaco; 0,3 a 0,5 ml de la concentración de 1:1000 de epinefrina. También puede extraerse con una jeringa desde una ampolla y ser administrada por vía intramuscular en la mitad antero-lateral del muslo. Este método es mucho menos costoso que el uso de un auto-inyector y también logra la concentración efectiva del fármaco en sistema, pero es más propenso a errores del operador. La inyección en la mitad anterior-lateral del muslo, por uno u otro método logra una mayor concentración del fármaco que la administración intramuscular o subcutánea en el deltoides. Además, auto-inyectores pueden administrar epinefrina a través de la ropa. Independientemente del método de entrega, 25% a 35% de las víctimas de anafilaxia requiere una segunda dosis.

 

Resultados adversos de la administración de Epinefrina en terreno:

Existen informes de arritmias, accidentes cerebrovasculares e infartos de miocardio en personas que recibieron epinefrina para el tratamiento de la anafilaxia. La mayoría de estos eventos adversos ocurrieron en adultos mayores, en individuos con enfermedad cardíaca pre-existente, en pacientes que en realidad no tenían anafilaxia, o en situaciones de sobredosis. De hecho, un joven de Colorado experimentó arritmias ventricular e isquemia miocárdica por una sobredosis de adrenalina, luego que le fuese administrada con una jeringa, nueve veces la dosis recomendada. Respecto de esta situación, los auto-inyectores o kits de medicamentos pre-envasados ??disminuyen la posibilidad de sobre-dosis. Por otro lado, en la anafilaxia potencialmente mortal, no hay ninguna contraindicación absoluta para dosificar adecuadamente la epinefrina.

 

Indicaciones para el futuro

Una organización que realiza actividades al aire libre y es responsable de estudiantes en riesgo de anafilaxia – en particular niños con asma o alergias a ciertos alimentos – debe exigir que dichos alumnos llevan auto-inyectores personales. Sin embargo, es necesario un sistema de respaldo porque incluso la utilización de un auto-inyector no resulta tan fácil de usar cuando el paciente está en una situación extrema. Por lo tanto, los instructores de Outdoor también deben ser capacitados para administrar epinefrina. La protección jurídica de esto, recae en tener una legislatura estatal o una junta médica que apruebe la administración de epinefrina por instructores capacitados cuando se encuentren en lugares remotos.

Una ley pertinente sólo necesita decir que la administración de la epinefrina en áreas remotas, es una práctica aprobada y que los médicos pueden entrenar a otros para administrarla.

En resumen, el panel de la mesa redonda hizo suya la administración de la epinefrina en condiciones de emergencia en áreas remotas, por instructores outdoor que han recibido formación adecuada en el reconocimiento y el tratamiento de la anafilaxia.

 

Fuente

WILDERNESS & ENVIRONMENTAL MEDICINE, 21, 185–187 (2010)                                                    

WILDERNESS MEDICAL SOCIETY ROUNDTABLE REPORT                                                            

Recommendations on the Use of Epinephrine in Outdoor Education and Wilderness Settings

http://www.wildmedcenter.com/uploads/5/9/8/2/5982510/wms_epinephrine.pdf

Comentarios

Suscríbete a nuestro boletín

Regístrese ahora y reciba un correo electrónico una vez que publique el nuevo contenido.

Nunca voy a regalar, el comercio o vender su dirección de correo electrónico. Puede cancelar su suscripción en cualquier momento.

Publicaciones relacionadas