Metilprednisolona en lesión espinal aguda: revisión sistemática

La lesión espinal aguda (LEA) produce invalidez y un gran deterioro de la capacidad funcional. Más de 500.000 personas sufren estas lesiones en el mundo cada año. Lo autores revisan el uso de metilprednisolona (MP) para mejorar el resultado funcional.

Los potenciales riesgos de la MP son las infecciones y hemorragias digestivas. Las guías actuales de manejo de la LEA no recomiendan la administración rutinaria de MP, aunque algunos insisten en utilizarla.

Un resumen de los principales estudios prospectivos randomizados es el siguiente:

  1. NASCIS 1 (USA 1984). 330 pacientes. Dos grupos: MP 100 mg, luego 25 mg cada 6 horas por 10 días; MP 1.000 mg, luego 250 mg cada 6 horas por 10 días. Sin diferencia en resultado neurológico. Aumento de infecciones de herida operatoria en grupo de altas dosis.
  2. NASCIS 2 (USA 1990). 487 pacientes. Tres grupos: MP 30 mg/kg, luego 5,4 mg/kg/hr por 23 horas; naloxona 5,4 mg/kg, luego 4,5 mg/kg/hr por 23 horas; placebo. Sin diferencia en resultado neurológico motor a 6 semanas, 6 meses ni 1 año. Mejoría en resultado sensitivo a 6 meses, sin diferencia a 1 año. Un análisis posterior mostró mejoría motora a 6 meses y 1 año si la MP se administró antes de 8 horas, sin embargo los grupos diferían en las características basales. Se documentó un aumento al doble de la infección de herida operatoria y las embolías pulmonares.
  3. Otani y cols. (Japón 1994). 158 pacientes. Dos grupos: MP 30 mg/kg, luego 5,4 mg/kg/hra por 23 horas; manejo habitual. No hubo diferencias en resultado neurológico. Hubo una tendencia más complicaciones infecciosas en el grupo que recibió MP. Los grupos tenían características basales diferentes.
  4. NASCIS 3 (USA 1997). 499 pacientes. Tres grupos: MP 5,4 mg/kg/hra por 24 horas; MP 5,4 mg/kg/hra por 48 horas; tirilizad (aminoesteroide que inhibe peroxidación lipídica) 2,5 mg/kg cada 6 horas por 48 horas. Sin diferencias en resultado neurológico. Mortalidad por complicaciones respiratorias, neumonia severa y sepsis severa fue más alta en grupo de MP por 48 horas, comparado con MP por 24 horas.
  5. Pontillard (Francia 2000). 106 pacientes. Cuatro grupos: MP 30 mg/kg, luego 5,4 mg/kg/hr por 23 horas; nimodipino 0,5 mg/kg/hr por 2 horas, luego 0,03 mg/kg/hr por 7 días; MP y nimodipino; placebo. Sin diferencia en resultado neurológico. Hubo una tendencia a más complicaciones sépticas en el grupo que reicibó MP.

Los autores realizaron una revisión sistemática y meta-análisis. Incluyeron 21 estudios, de los cuales 4 eran controlados y randomizados (los estudios 2, 3 y 5 antes mencionado, más el de Matsumoto publicado en 2001). Los resultados principales fueron:

  1. MP no se asoció a recuperación motora a corto (menos de 6 meses) ni largo plazo (más de 6 meses) de manera global.
  2. Si la MP se inició antes de 8 horas desde el trauma, se asoció a recuperación motora en el corto plazo. Este beneficio no se mantuvo en el largo plazo. Esta información proviene de los estudios randomizados y no los observacionales. Los datos para obtener esta información son de mala calidad.
  3. El uso de MP no se asoció a un aumento significativo de mortalidad, sepsis, neumonia, úlceras por decúbito, infecciones urinarias, tromboembolismos venosos ni infecciones de sitio operatorio. Los estudios observacionales sugieren un aumento al doble del riesgo de hemorragia digestiva, lo que no se demostró en los estudios randomizados.

Los autores concluyen lo siguiente:

  • La MP no mejora los resultados motores a largo plazo (más de 6 meses).
  • Algunos datos limitados sugieren un beneficio a corto plazo (menos de 6 meses) si la MP se administra antes de 8 horas del trauma, sin observar una diferencia a largo plazo (más de 6 meses). Esta conclusión se basa en datos de mala calidad.
  • Los estudios observacionales muestran que el uso de MP se asocia a un aumento del riesgo de hemorragia digestiva.
  • La principal limitación de todas estas conclusiones  es la baja calidad de la evidencia.

Fuentes

Evaniew Nathan, Belley-Côté Emilie P., Fallah Nader, Noonan Vanessa K., Rivers Carly S., and Dvorak Marcel F.. Journal of Neurotrauma. December 2015, ahead of print.

Trauma.org

Comentarios

Suscríbete a nuestro boletín

Regístrese ahora y reciba un correo electrónico una vez que publique el nuevo contenido.

Nunca voy a regalar, el comercio o vender su dirección de correo electrónico. Puede cancelar su suscripción en cualquier momento.

Publicaciones relacionadas