Desde su descripción por Schott en 1920 como un golpe breve en el tórax del paciente, la eficacia del golpe precordial ha sido controversial. Históricamente las recomendaciones de RCP lo han mantenido como una opción válida para el tratamiento de los ritmos desfibrilables monitorizados cuando no existe un desfibrilador inmediatamente disponible.

En los últimos 30 años, 3 estudios prospectivos no randomizados y varios casos clínicos han mostrado diferentes niveles de efectividad, pero sus resultados son poco aplicables a la práctica clínica habitual.

Los autores investigan el impacto de la aplicación del golpe precordial en PCR de causa probablemente cardiaca, monitorizado y con ritmo desfibrilable, utilizando datos del registro de PCR extrahospitalarios de Melbourne, Australia. Los resultados principales fueron los siguientes:

  • El 23,7% de los pacientes recibió un golpe precordial y el 74,8% recibió una desfibrilación inmediata. Las características de los pacientes eran similares.
  • La desfibrilación inmediata resultó en mayores niveles de retorno a circulación espontánea que el golpe precordial (57,8% y 4,9%, respectivamente).
  • El golpe precordial tuvo mayor éxito de retorno a circulación espontánea en la taquicardia ventricular sin pulso (7,4%) que en la fibrilación ventricular (3,9%).
  • De los pacientes que recibieron golpe precordial, el 16,5% tuvo un cambio en el ritmo (incluyendo retorno a circulación espontánea en 5% y deterioro del ritmo en 10%). (Los autores definieron “deterioro en el ritmo” como un cambio potencialmente dañino, como de taquicardia ventricular a fibrilación ventricular o un ritmo no desfibrilable)
  • La desfibrilación inmediata y el golpe precordial deterioraron el ritmo en un porcentaje similar (12,3% y 9,7%, respectivamente).
  • No hubo diferencia en retorno a circulación espontánea ni sobrevida al alta entre golpe precordial y desfibrilación inmediata.

Discusión y conclusiones

Los reportes iniciales hablaban de un 36% de éxito con el golpe precordial. Sin embargo, reportes posteriores han cuestionado esa cifra e incluso lo han calificado como “inútil”. Varios artículos han reportado además un deterioro del ritmo al utilizar el golpe precordial.

Con el golpe precordial fue dos veces más probable causar un deterioro del ritmo que lograr un retorno a circulación espontánea, lo cual según los autores es preocupante. 

El golpe precordial se utilizó porque se asumió una demora en la desfibrilación (por posición del paciente, movimiento de la ambulancia, retiro de ropa, posicionamiento de las palas, etc.). Según los autores esas demoras no parecieran tener un impacto negativo en el éxito de la primera desfibrilación, por lo que se podría plantear no realizar el golpe precordial hasta que la desfibrilación sea posible.

Las principales limitaciones de este estudio son el probable sub-reporte de pacientes que recibieron golpe precordial y las probables diferencias en la aplicación del golpe precordial entre los operadores.

Los autores concluyen que el uso del golpe precordial en PCR extrahospitalario monitorizado rara vez resultó en el retorno a circulación espontánea y más comunmente se asoció a un deterioro del ritmo cardiaco. Por lo tanto, se debería reexaminar el uso del golpe precordial en el PCR monitorizado desfibrilable.

Comentarios

Parece posible hacer una lectura diferente de los resultados. Lo primero es que el deterioro del ritmo es similar entre los grupos, lo que probablemente indica que si el ritmo se iba a deteriorar lo hará con cualquiera de las estrategias (golpe o desfibrilación). Lo segundo es que la desfibrilación resultó en más retorno a circulación espontánea, razón por la cual debe ser la primera opción si está disponible (lo que en gran medida ya sabíamos). Dicho de otra manera, parece que el golpe precordial no daña más a los pacientes y puede beneficiar a un pequeño número de ellos.

Ya habíamos analizado la utilidad del golpe precordial como marcapasos de emergencia. El golpe efectivamente estimula eléctricamente al corazón y estos resultados muestran que puede convertir un ritmo desfibrilable en uno capaz de generar pulso, aunque en otros casos puede deteriorar el ritmo (en una proporción similar a la desfibrilación).

Lamentamos que la mayoría de las guías de RCP no incluyan una descripción de la técnica recomendada, por lo menos con el objetivo de estandarizar su utilización. Según nuestra revisión, las únicas que incluyen esa descripción son las guías británicas.

Por último, la gran ventaja de este estudio es que investiga la aplicación real del golpe precordial en el PCR. Por eso los datos que entrega son tremendamente válidos, comparado con estudios experimentales o en laboratorios de electrofisiología.

En conclusión, este estudio muestra que el golpe precordial resulta en retorno a circulación espontánea en algunos pacientes y deterioro del ritmo en otros. Esto último no se produce con una frecuencia significativamente mayor a la desfibrilación.

Fuente

Nehme Z, Andrew E, Bernard SA, Smith K. Treatment of monitored out-of-hospital ventricular fibrillation and pulseless ventricular tachycardia utilising theprecordial thump. Resuscitation. 2013 Dec;84(12):1691-6. 

 

Comentarios

Suscríbete a nuestro boletín

Regístrese ahora y reciba un correo electrónico una vez que publique el nuevo contenido.

Nunca voy a regalar, el comercio o vender su dirección de correo electrónico. Puede cancelar su suscripción en cualquier momento.

Publicaciones relacionadas