En su segunda columna, Alan Breinbauer nos entrega una panorámica sobre el modelo actual de salud mental emergencias, con conceptos muy interesantes.

Actualmente existen casi tantas guías de salud mental en emergencias como organizaciones y países que responden a estas situaciones. Sin embargo se ha visto que existen algunos principios que se encuentran a la base a la gran mayoría de éstos.

Casi todos los modelos se han centrado en definir acciones para realizar: ANTES, DURANTE y DESPUÉS de la emergencia o desastre y que responda a los principales afectados psicosocialmente (Afectados directos, sus familiares, los intervinientes, los que rodean el lugar del evento,  los que se enteran de este y los que debiendo haber estado, no estuvieron allí).

Se ha visto que solo un porcentaje menor (10% a 15%) desarrolla algún trastorno psicológico o psiquiátrico, mientras que la gran mayoría experimentara alteraciones emocionales que si bien pueden ser de gran intensidad,  son “ReaccionesNORMALES en Personas NORMALES frente a Situaciones ANORMALES”

Si bien el conocimiento y formación técnica en Salud Mental en Emergencias es indispensable para tener la seguridad de realizar intervenciones eficaces y no dañinas en las personas, se ha descubierto que en las primeras etapas de cualquier emergencia o desastre, independiente de su escala, lo que más ayuda a la gente en términos de salud mental son las intervenciones psicosociales.

Estos son elementos centrales  de cualquier respuesta de salud mental en emergencias.

1) La posibilidad de indagar y resolver la necesidad que este presentando el afectado en ese momento, y muchas veces esas necesidades son más sociales que psicológicas y que fomentan la salud mental .

Por ej: Necesita información (una de las más importantes en mi experiencia), abrigo, alimentación, reunirse o hablar con algún familiar, etc…

Hacer que eso pase es muchas veces la misión de alguien que apoya este tipo de situaciones en materia de Salud Mental.

  1. Por esto se torna fundamental trabajar inter-institucionalmente e integrado en un sistema de comando de incidentes (SCI) o Comité de operaciones de emergencia (C.O.E). Muchas veces otras organizaciones tienen los recursos que uno identifica como necesario para tal o cual afectado.

2) Una actitud del auxiliador de genuina presencia e interés en el bienestar del afectado. A eso se le suma la calma, tranquilidad, creatividad, flexibilidad y buena disposición (entre otras características) de la persona que ayuda.

Para la revisión técnica de las intervenciones recomiendo estos 3 modelos:

– Apoyo psicológico en desastres: Propuesta de un modelo de atención basado en revisiones sistemáticas y metaanálisis http://diplomadogsrd.socialesudec.cl/wp-content/uploads/2011/12/Figueroa-Mar%C3%ADn-Gonz%C3%A1lez-Apoyo-psicol%C3%B3gico-en-desastres.pdf

-Modelo basado en la evidencia de de John Hopkin´s para servicios de salud mental  en desastres”, llamado Resistencia, Resiliencia y Recuperación http://btci.stanford.clockss.org/cgi/reprint/7/1/1

Guias del  IASC sobre Salud Mental y apoyo Psicosocial en Emergencias Humanitarias y Catástrofes http://www.who.int/mental_health/emergencies/iasc_guidelines_spanish.pdf

Comentarios

Suscríbete a nuestro boletín

Regístrese ahora y reciba un correo electrónico una vez que publique el nuevo contenido.

Nunca voy a regalar, el comercio o vender su dirección de correo electrónico. Puede cancelar su suscripción en cualquier momento.

Publicaciones relacionadas