Si usted estuviera en shock séptico, ¿le gustaría estar en Nueva York o en Paris?

La sobrevida de la sepsis depende del correcto manejo del paciente. Este manejo comienza en el prehospitalario y termina en la unidad de cuidados intensivos, pasando por la unidad de emergencias y el pabellón quirúrgico. Pero es importante conocer cuál es la importancia de cada uno de estos eslabones.

Un artículo publicado recientemente analiza este tema. Lleva el interesante título: “resultados de la Campaña Sobreviviendo a la Sepsis en las unidades de cuidados intensivos en Estados Unidos y Europa: un estudio de cohorte prospectivo”. Toda comparación entre Europa y Estados Unidos (EE.UU.) me resulta interesante, asi que es inevitable ir rápidamente a leer los resultados: la mortalidad hospitalaria (sin ajustar ni ser el resultado primario estudiado) fue de 41,1% en el grupo europeo del 28,3% en el grupo de EE.UU. Impresionante, pero vamos a analizarlo un poco…

Fue un análisis retrospectivo de 107 unidades de cuidados intensivos en EE.UU. y Europa. Se incluyó a 25.375 pacientes con sepsis grave o shock séptico, el 74% en EE.UU. y el 26% en Europa. El resultado primario fue el cumplimiento de las recomendaciones de la Campaña Sobreviviendo a la Sepsis: el cumplimiento completo fue mayor en EE.UU. (21,6% versus 18,4%)

Algunos de los datos más importantes son varias de las diferencias “transatlánticas”:

  • El 65% de los pacientes de EE.UU. llegó a la UCI a través desde la unidad de emergencias, en comparación con sólo el 32% de los europeos.
  • El 51% de los pacientes europeos llegaron a la UCI desde la sala de hospitalización, en comparación el 25% de los estadounidenses.
  • Los pacientes europeos tuvieron una estancia hospitalaria más prolongada antes de llegar a la unidad de cuidados intensivos (1 versus 0,1 días).
  • Los pacientes europeos eran un grupo más enfermo, con una puntuación SOFA superior, una mayor incidencia de sepsis nosocomial, una estancia más prolongada en la UCI y una mayor incidencia de ventilación mecánica.

Uno de los resultados más interesante es que la mortalidad ajustada no mostró diferencias. Esto quiere decir que dos pacientes iguales tendrían el mismo pronóstico en Europa y en EE. UU. La diferencia parece ser que en Europa los pacientes llegan más tarde y más graves a la UCI y por eso la mortalidad sería más alta.

Parece ser que uno de los principales problemas radica en la disponibilidad de camas de UCI para hospitalizar a los pacientes. Parece entonces que la decisión político-administrativa de contar con más o menos camas disponibles por habitante es muy relevante; en Europa esta disponibilidad es en general menor a EE.UU. Parece que esa decisión es incluso más relevante que las mínimas diferencias clínicas que tendrá el manejo del paciente entre una UCI y otra: este estudio muestra que Europa cumple más con la Campaña Sobreviviendo a la Sepsis, pero pacientes igualmente graves tienen igual sobrevida que en Estados Unidos.

El manejo de estos pacientes debe tener una visión global y no reduccionista donde cada uno se preocupa sólo por su unidad. Se trata de una secuencia de toma de decisiones que comienza en el primer contacto sanitario con el paciente e incluye también asuntos administrativos que involucran a toda la red.

Podemos concluir que los pacientes con sepsis severa o shock séptico se benefician de ingresar rápidamente a una unidad de pacientes críticos, independientemente de su ubicación geográfica. Cada uno de nosotros desde su lugar de trabajo debe preocuparse por minimizar este tiempo. Si esto no es posible debemos preocuparnos por realizar un manejo agresivo y guiado por metas en nuestra unidad. Parece que hospitalizar al paciente en una sala común no es una buena opción.

Fuentes:

Comentarios

Suscríbete a nuestro boletín

Regístrese ahora y reciba un correo electrónico una vez que publique el nuevo contenido.

Nunca voy a regalar, el comercio o vender su dirección de correo electrónico. Puede cancelar su suscripción en cualquier momento.

Publicaciones relacionadas