Las heridas toracoabdominales tienen el potencial de causar daños en ambas cavidades y son un desafío para el manejo inicial. Los autores publicaron una extensa revisión sobre cómo se presentan y manejan estas lesiones, además de su pronóstico.

Incluyeron 617 pacientes con heridas penetrantes toracoabdominales ingresados a un centro de trauma nivel 1 entre 1996 y 2011. Sus resultados principales fueron:

  • El 11% ingresó hipotenso (presión arterial sistólica menor a 90 mmHg), el 6,5% con un Glasgow menor a 8 y el 3,6% en PCR.
  • De los que ingresaron con vida, el 59% requirió cirugía (88% laparotomía, 3% toracotomía y 9% ambos).
  • En el 12% de las cirugías no se encotraron lesiones.
  • El 71% de los pacientes en los que se realizó toracotomía tenía una lesión cardiaca y el 2,4% tenía una lesión de grandes vasos (sin lesión cardiaca).
  • De los pacientes que requirieron cirugía, el 38% tenía lesión de diafragma y el 50% tenía lesión de víscera hueca o diafragma.
  • Sólo el 37% de las lesiones de hígado, el 58% de las lesiones de bazo y el 30% de las lesiones de riñón requirieron reparación quirúrgica.
  • La necesidad de cirugía en ambas cavidades (abdomen y tórax) se asoció a una mayor mortalidad

Los autores concluyen que las lesiones toracoabdominales son un desafío quirúrgico, por la gran cantidad de lesiones que se pueden encontrar y la gravedad de muchas de ellas.

Comentarios

Nos pareció interesante publicar esta información porque la toma de decisiones es compleja en caso de heridas toracoabdominales. Lo primero debería ser que estos pacientes deben ser trasladados al centro hospitalario más cercano con capacidad de realizar cirugía de urgencia, con mayor razón si se encuentran hemodinámicamente inestables.

Lo segundo es que el manejo debe ser activo, buscando lesiones cardiacas o de grandes vasos si hay inestabilidad hemodinámica. Esta búsqueda es importante para determinar qué cavidad se explorará primero (tórax o abdomen), pero si hay duda se deberían explorar las dos.

Fuente

J Trauma Acute Care Surg. 2014 Feb;76(2):418-23

Comentarios

Suscríbete a nuestro boletín

Regístrese ahora y reciba un correo electrónico una vez que publique el nuevo contenido.

Nunca voy a regalar, el comercio o vender su dirección de correo electrónico. Puede cancelar su suscripción en cualquier momento.

Publicaciones relacionadas