¿En qué se diferencia su manejo? Veamos un pequeño resumen.

Los adultos mayores traumatizados (mayores de 65 años) se asocia a un peor pronóstico, aunque no por la edad sino que por la presencia de otras enfermedades. Les presentamos una actualización de las recomendaciones sobre el manejo del trauma en esta población, publicado por la Eastern Association for the Surgery of Trauma.

Triage

  • La sola presencia de una edad avanzada no predice mal pronóstico, por lo tanto NO DEBE ser usada como un criterio único para negar o limitar la atención de los pacientes.
  • Se debe realizar un manejo inicial agresivo en los adultos mayores traumatizado, con la sola excepción de los pacientes que se encuentran moribundos en la escena.
  • Los pacientes mayores de 65 años y con enfermedad preexistentes probablemente necesitarán ser trasladados a un centro especializado en trauma.
  • Los pacientes mayores de 70 años deberían gatillar más fácilmente la activación de los equipos de trauma en los hospitales.

Pacientes anticoagulados

  • Todos los adultos mayores que reciban anticoagulantes diarios deben recibir una evaluación apropiada con exámenes de coagulación lo antes posible.
  • Aquellos en quienes se sospeche una lesión cerebral deben ser evaluados con una tomografía cerebral lo antes posible.
  • Los pacientes que reciben anticoagulantes orales y tienen una hemorragia intracerebral deben recibir tratamiento para corregir su coagulación antes de 2 horas desde el ingreso al hospital.

Cuidados intensivos

  • No se puede establecer guías que permitan guiar las metas fisiológicas a seguir durante la reanimación de los adultos mayores.
  • Se debe considerar el ingreso a una unidad de cuidados intensivos en los pacientes mayores de 65 años con un exceso de base mayor a -6.
  • En los pacientes mayores de 65 años con una Escala de Coma de Glasgow menor a 8 y sin cambios sustanciales después de 72 horas de la lesión, se debe considerar limitar los esfuerzos terapéuticos agresivos.

Comentarios

  • El primer mensaje que queremos destacar es que quienes nos dedicamos a reanimación debemos eliminar completamente el concepto de que la edad por si sola contraindique los esfuerzos de reanimación. Al igual que lo que ocurre en el paro cardiorrespiratorio, lo que da el pronóstico son las enfermedades del paciente y no su edad.
  • Lo segundo es que debemos tener mayor sospecha de lesiones graves en estos pacientes, porque los signos y síntomas pueden ser menos categóricos que en los adultos jóvenes o estar alterados por fármacos (como betabloqueadores). Al igual que ocurre en los niños, pueden presentar hipovolemia sin taquicardia u otras presentaciones atípicas.
  • Los pacientes anticoagulados son de especial cuidado, por lo que deben ser evaluados rápidamente.
  • Por último, el pronóstico generalmente sólo se puede establecer después de algunos días de manejo adecuado. No podemos definir el pronóstico con la primera evaluación.

Fuente

Eastern Association for the Surgery of Trauma

Comentarios

Suscríbete a nuestro boletín

Regístrese ahora y reciba un correo electrónico una vez que publique el nuevo contenido.

Nunca voy a regalar, el comercio o vender su dirección de correo electrónico. Puede cancelar su suscripción en cualquier momento.

Publicaciones relacionadas