Muchos recomiendan y enseñan el acceso por la membrana cricotiroídea para emergencias. ¿Sabemos realmente lo difícil que es?

La membrana cricotiroídea (MCT) es el sitio recomendado para acceder a la vía aérea infraglótica para proveer oxigenación de emergencia. A pesar de la aparente simplicidad de la técnica, esta maniobra de rescate frecuentemente falla en lograr su objetivo y tiene muchas complicaciones. Las razones de estas dificultades no están claras.

Los autores realizaron un estudio para determinar la habilidad de los médicos para identificar correctamente la MCT en mujeres. Para lograrlo, les pidieron que marcaran con “tinta invisible” (fluorescente) la MCT con la paciente en supino, con su cuello en posición neutral y luego con extensión del cuello. El sitio marcado se evaluó utilizando ecografía y se estimó la distancia entre el sitios marcado y el sitio correcto. Se definió como una marca correcta si ésta estaba entre los límites superior e inferior de la MCT, además de a menos de 5 mm de la línea media. También se les solicitó que evaluaran la dificultad de la palpación en una escala visual análoga de 10 cm.

Participaron 56 pacientes, 15 de las cuales eran obesas. Con el cuello en posición neutral, la MCT fue encontrada en 10 de 41 pacientes no obesas y 0 de 15 pacientes obesas. Con el cuello extendido los resultados fueron similares: la MCT se identificó correctamente en 12 de 41 pacientes no obesas y 1 de 15 pacientes obesas.

Los médicos participaron encontraron más difícil la palpación en pacientes obesas. Utilizando regresión lineal, la palpación fue más fácil en pacientes más altas y con mayor distancia tiromentoniana; fue más difícil en pacientes con mayor distancia esternomentoniana y circunferencia de cuello.

Los autores concluyen que los errores de identificación de la MCT en mujeres son frecuentes, sobretodo en pacientes obesas. Esto podría tener implicancias en el manejo de los pacientes que requieren un acceso infraglótico para oxigenación de emergencia.

Comentarios

  • Los resultados de este estudio son llamativos. Nos llevan a cuestionarnos un procedimiento indicado en situaciones de real emergencia.
  • Una pregunta inquietante sobre este estudio es: ¿por qué se realizó el estudio en mujeres? La respuesta es simple: se realizó en un hospital gineco-obstétrico. No creemos que eso reste valor a sus resultados.
  • Entre los 24 médicos participantes hubo 17 anestesiólogos y 7 residentes de obstetricia-ginecología. Es un grupo extraño y poco balanceado, pero es llamativo que la alta proporción de anestesiólogos no logró mejorar los resultados de la búsqueda de la MCT. Es importante considerar también que los anestesistas gineco-obstétricos están menos expuestos al manejo de la vía aérea que los que se dedican a otras ramas de la especialidad.
  • Es llamativo el uso de ecografía para determinar la ubicación correcta de la membrana. No debemos olvidar que podemos utilizar ese recurso en caso de emergencia. También hay reportes de su utilidad para evaluar si el tubo endotraqueal está en la tráquea si hay duda.
  • Los autores recomiendan intensificar el entrenamiento en esta maniobra en operadores que están expuestos a realizarla (anestesiólogos, emergenciólogos, etc.). Además, proponen marcar con ecografía la ubicación de la MCT en pacientes con alto riesgo de requerir un acceso infraglótico; parece una recomendación poco practicable, pero debemos considerarla para casos extremos.

Fuente

Anesth Analg. 2012 May;114(5):987-92.

Comentarios

Suscríbete a nuestro boletín

Regístrese ahora y reciba un correo electrónico una vez que publique el nuevo contenido.

Nunca voy a regalar, el comercio o vender su dirección de correo electrónico. Puede cancelar su suscripción en cualquier momento.

Publicaciones relacionadas