Este estudio tiene el objetivo de determinar los factores que se asocian con una intubación endotraqueal exitosa al primer intento en la sala de emergencias.

Analizaron 1.478 intubaciones en adultos, en 2 hospitales urbanos de Korea. Los resultados principales son los siguientes:

  • Se utilizó secuencia de intubación rápida en el 44,5% de los pacientes.
  • El éxito de la primera intubación fue 80% en todo el estudio (especialistas en emergencias 87% y no especialistas 64%)
  • En presencia de predictores de intubación difícil se logró intubación al primer intento en el 59%.
  • Los factores que se asociaron a intubación al primer intento por médicos especialistas en emergencia fueron: ausencia de predictores de vía aérea difícil, operador experimentado (residente de 2º a 4º año, además de especialista) y uso de secuencia de intubación rápida.
  • El factor que se asoció a intubación al primer intento por médicos no especialistas en emergencia fue sólo la ausencia de predictores de vía aérea difícil.

 

Discusión y conclusiones de los autores

Resulta llamativo que los médicos no especialistas no aumentaron su éxito al utilizar secuencia de intubación rápida o tener mayor experiencia. Lo primero puede deberse a que no están acostumbrados ni entrenados en el uso de los fármacos que facilitan la intubación en secuencia rápida. Lo segundo puede deberse a que no tienen capacitación formal en intubación y por lo tanto su técnica no mejora con los años. Los especialistas en medicina de emergencias en cambio sí tenían programas de entrenamiento en manejo de vía aérea utilizando maniquíes.

La secuencia de intubación rápida aumenta el éxito de la intubación. La baja utilización de esta técnica en este estudio se explica por la negativa de los médicos a utilizarla, prefieriendo una técnica sólo con sedación. Esto se observó también en los pacientes con predictores de intubación difícil, probablemente por el miedo a encontrarse en una situación de imposibilidad de ventilar e intubar.

El éxito de la primera intubación fue bajo en presencia de predictores de intubación difícil. Esto resalta la importancia de evaluar adecuadamente la vía aérea antes de intentar la intubación.

Las principales limitaciones del estudio son la inclusión sólo de 2 hospitales, la ausencia de registro de potenciales confundentes (fármacos, obesidad, etc.) y utilizar como base un registro elaborado por los mismos operadores.

Los autores concluyen que la ausencia de predictores de vía aérea difícil es el principal factor asociado con una intubación al primer intento. En los especialistas en emergencias, el uso de secuencia rápida y el nivel de entrenamiento también son importantes. Es esencial mantener sistemas de educación y control sobre el éxito del manejo de la vía aérea.

 

Comentarios

El gran problema con el fracaso de la intubación es que lleva a hipoxia y en varias patologías graves (como el trauma cerebral) cada episodio de hipoxia aumenta la mortalidad. Por lo tanto, el primer concepto importante es que el primer objetivo es prevenir la hipoxia y no intubar al paciente.
El segundo concepto importante es que los dispositivos supraglóticos son una opción válida a la intubación. Permiten oxigenar al paciente y la frecuencia de aspiración pulmonar sería similar al de la intubación endotraqueal.

La preparación del operador es quizás el factor principal en el éxito de la intubación. Este estudio reafirma este concepto, al mostrar una diferencia de éxito entre médicos especialistas y no especialistas. El operador entrenado tiene capacitación formal en simuladores y situaciones reales. El problema está en definir quien es ese “operador suficientemente entrenado”, pero los datos apuntan cada vez más a que los únicos que podrían recibir esa denominación son los médicos con especialidades relacionadas con el manejo de pacientes críticos (anestesia, emergencias, etc.). Parece difícil justificar la intubación por otros operadores, sobretodo considerando la opción actual de los supraglóticos.

Por último, debemos recordar que la secuencia de intubación rápida es un procedimiento que aumenta las probabilidades de intubación exitosa si es adecuadamente realizada. Este estudio también reafirma que en manos expertas (médicos de emergencias) ésta aumenta el éxito de la intubación, mientras que en manos inexpertas (médicos no especialistas) no aumenta el éxito.

En conclusión, este estudio reafirma que un operador experimentado (médico especialista) utilizando secuencia de intubación rápida tiene las mayores probabilidades de intubar al paciente al primer intento.

 

Fuente

Kim C, Kang HG, Lim TH, Choi BY, Shin YJ, Choi HJ. What factors affect the success rate of the first attempt at endotracheal intubation in emergency departments? Emerg Med J. 2013 Nov;30(11):888-92.

Comentarios

Suscríbete a nuestro boletín

Regístrese ahora y reciba un correo electrónico una vez que publique el nuevo contenido.

Nunca voy a regalar, el comercio o vender su dirección de correo electrónico. Puede cancelar su suscripción en cualquier momento.

Publicaciones relacionadas