El oxígeno ha sido por muchos años la terapia estándar para todo tipo de enfermedades. Si usted tiene cualquier enfermedad grave, probablemente recibirá oxígeno suplementario tan pronto como ingrese a la ambulancia o al hospital. ¿Es beneficioso el oxígeno al 100% en esos casos?

Ya no se recomienda utilizar oxígeno al 100% en los pacientes con accidentes cerebrovasculares y en los recuperados de un paro cardiorrespiratorio. Actualmente muchos cuestionan su utilización en el infarto miocárdico y otras enfermedades donde la oxigenación del paciente no está comprometida.

Las guías de la Sociedad Americana de Corazón aclaran que el aire ambiental y el oxígeno son iguales para el manejo del paro cardiorrespiratorio, pero recomiendan una fracción inspirada de oxígeno mayor de 40%. Esas guías ya no recomiendan utilizar oxígeno suplementario de rutina para los pacientes con síndromes coronarios agudos; recomendación que muchas veces no se cumple.

Fácilmente se puede entender por qué un paciente con una saturación arterial de oxígeno de 82% se beneficia de oxígeno suplementario. Sin embargo, no es tan claro con un paciente con infarto miocárdico y saturación de 99%.

El oxígeno es transportado por la hemoglobina. Luego de que toda la hemoglobina se ha saturado, el resto del oxígeno se transporta disuelto en la sangre. Ese oxígeno disuelto no aporta a la oxígeno a los tejidos, por lo que no tiene ningún beneficio. Más aún, el oxígeno disuelto sí tiene un efecto negativo. Una revisión sistemática publicada en la revista Heart en 2009 concluye que: “la limitada evidencia existente sugiere que el uso rutinario de oxígeno en altas concentraciones en pacientes con infarto miocárdico no complicado puede aumentar el tamaño del infarto y posiblemente aumentar el riesgo de mortalidad”. Actualmente se están desarrollando estudios de mejor calidad para evaluar éste efecto.

Existen estudios que muestran cómo las altas concentraciones de oxígeno reducen el flujo coronario en pacientes estables con enfermedad coronaria. En el momento de un infarto miocárdico, algunos estudios muestran que el oxígeno en altas concentraciones no es beneficioso, mientras otros muestran que produce daño. Ninguno muestra que es útil.

Comentarios:

  • Debemos recordar que la cantidad de oxígeno arterial no tiene necesariamente que ver con la saturación arterial de oxígeno. Con saturaciones sobre 90% la cantidad de oxígeno arterial casi no aumenta. Por lo tanto, no existe razón para buscar saturaciones mayores a esa.
  • En pacientes extremadamente graves, como en el síndrome de distrés respiratorio agudo grave, una mejor oxigenación no se asocia a mejores sobrevida. Más bien lo contrario: pacientes ventilados agresivamente para buscar mejores presiones parciales de oxígeno arterial tiene mayor mortalidad que el resto.
  • Sin duda se necesitan estudios de mejor calidad para poder dar una conclusión definitiva. Afortunadamente esos estudios se están actualmente realizando. Sin embargo, si la evidencia no muestra ningún efecto o sí muestra un efecto deletéreo creo que debería ser suficiente para dejar de utilizarlo. Lamentablemente esto no ha ocurrido y todavía se utiliza en todo el mundo.
  • Por último, debemos recordar que obviamente los pacientes con hipoxemia (saturación arterial de oxígeno menor a 90%) sí se benefician del oxígeno suplementario.

Fuente: Scancrit

Comentarios

Suscríbete a nuestro boletín

Regístrese ahora y reciba un correo electrónico una vez que publique el nuevo contenido.

Nunca voy a regalar, el comercio o vender su dirección de correo electrónico. Puede cancelar su suscripción en cualquier momento.

Publicaciones relacionadas