En este nuevo artículo, Alan revisa otro tipo de estrés propio de las emergencias: el estrés traumático.

No hay que asustarse por el nombre, es  una denominación técnica para definir un tipo de estrés que es cualitativamente distinto del estrés general, en tanto no es solo una reacción fisiológica de sobredemanda al cuerpo humano para asegurar la supervivencia (más físico).

El estrés traumático guarda relación con experiencias estresantes y que puede tener componentes potencialmente traumáticos. Con esto nos referimos a situaciones que emocionalmente nos pueden “marcar”  por lo impactantes, aterradoras, fuera de lo normal o particularmente sensibles para uno según su propia historia y experiencia. Y que por ese mismo impacto son difíciles de procesar mentalmente (por esto es más psicológico).  Se consideran reacciones normales y esperables frente a situaciones potencialmente traumáticas.

Por lo general uno puede estar “dándole vueltas” a la experiencia un buen tiempo antes de ser procesada, es una manera del cerebro de elaborar esta vivencia “extrema”.

Y para entender mejor a nuestros pacientes, algunos pueden ser afectados por este este tipo de estrés  después de algún accidente, o hechos muy terribles para ellos por ejemplo, y que al ser “víctimas directas” se le llama estrés traumático primario.

Existen 2 tipos de estrés traumático que pueden afectar a primeros respondedores, y que definimos a continuación:

1)     Estrés traumático secundario (también llamado trauma vicario): por el hecho de prestar ayuda a personas que están sufriendo uno, voluntaria o involuntariamente, y como parte de la ayuda, puede empatizar con la persona a niveles que terminan afectándole a uno. Tratando de comprender por lo que está pasando, y desde ahí es que el dolor mental de la otra persona lo afecta a uno. Uno queda afectado por escuchar el relato, los gritos de dolor, las historias terribles, entre otras.

2)     Estrés por incidentes críticos (también llamado estrés  agudo): Cuando un evento puntual es lo suficientemente estresante (tanto por sobredemanda como por material traumático) como para superar la capacidad de uno para lidiar con el evento y queda afectado al no tener las herramientas para adaptarse a la situación. Los clásicos, y que suelen generar reacciones emocionales en los respondedores son los eventos de múltiples víctimas, casos pediátricos  graves, accidentes mediáticamente significativos.

Es muy importante entender que el estrés traumático y sus manifestaciones son reacciones normales y esperables después de enfrentar situaciones como las mencionadas. Es la manera del cerebro o “la mente” para procesar estas vivencias de alto impacto emocional.

También es muy importante diferenciarlo del TRASTORNO por estrés post traumático, que es ya un trastorno psiquiátrico configurado y clínicamente significativo.

Comentarios

Suscríbete a nuestro boletín

Regístrese ahora y reciba un correo electrónico una vez que publique el nuevo contenido.

Nunca voy a regalar, el comercio o vender su dirección de correo electrónico. Puede cancelar su suscripción en cualquier momento.

Publicaciones relacionadas