Reanimación

Prevención del mal de altura de montaña: novedades

Prevención del mal de altura de montaña: novedades

Un amigo le pregunta cómo prevenir el mal de altura de montaña. ¿Qué le recomienda hacer? ¿Hay alguna novedad?

La prevención del Mal de Altura de Montaña ha sido debatido extensamente en todo el mundo y acá Rodrigo Díaz publicó un interesante artículo al respecto. Si cualquiera de ustedes ha tenido la suerte de subir a altas altitudes surge la inevitable pregunta de cómo evitar ese desagradable malestar: acetazolamida y/o dexametasona. Sin embargo, ambos medicamentos tiene efectos adversos importantes y se desconoce sus mecanismos exactos de acción.

Las actuales guías de prevención del mal de altura de montaña de la Wilderness Medical Society (2010) hacen la recomendación de utilizar acetazolamida y dexamentasona. Pero también realizan algunos comentarios con respecto al uso de otros fármacos, sin embargo no se incluye a los antiinflamatorios no esteroidales.

Ha existido un reciente interés sobre el uso de ibuprofeo en la prevención de este cuadro. Es un fármaco barato, fácilmente accesible y con un perfil de seguridad bastante aceptable. Recientemente se ha publicado un artículo que trata sobre la utilidad de estos antiinflamatorios en el Mal de Altura de Montaña y sus resultados indican que podría disminuir la incidencia y severidad de este molesto cuadro clínico.

¿Es efectivo el ibuprofeno? ¿Cómo funciona? ¿Acelera la aclimatación o enmascara los síntomas? Las respuestas no están completamente claras, pero ciertamente existen indicios de que podría servir, al reducir la respuesta inflamatoria a la hipoxia inducida por altitud.

El ibuprofeno es mejor tolerado que la acetazolamida y tiene menos efectos adversos que la dexametasona. Es efectivo en tratar la cefalea y su efecto anti-prostaglandinas puede inhibir la actividad autónoma simpática, mejorando la aclimatación a la altura.

Sin duda que falta mucha investigación para poder afirmar que el ibuprofeno sirve para prevenir el mal de altura de montaña. Mientras tanto el mejor consejo es tomarse el tiempo necesario para disfrutar del escenario y aclimatarse al ascenso a la montaña.

Fuente

Adventure Medicine

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *