Reanimación

Secuencia de intubación rápida a través de vía intra-ósea

Secuencia de intubación rápida a través de vía intra-ósea

[fusion_builder_container hundred_percent=”no” equal_height_columns=”no” hide_on_mobile=”small-visibility,medium-visibility,large-visibility” background_position=”center center” background_repeat=”no-repeat” fade=”no” background_parallax=”none” enable_mobile=”no” parallax_speed=”0.3″ video_aspect_ratio=”16:9″ video_loop=”yes” video_mute=”yes” overlay_opacity=”0.5″ border_style=”solid” padding_top=”20px” padding_bottom=”20px”][fusion_builder_row][fusion_builder_column type=”1_2″ spacing=”” center_content=”no” hover_type=”none” link=”” min_height=”” hide_on_mobile=”small-visibility,medium-visibility,large-visibility” class=”” id=”” background_color=”” background_image=”” background_position=”left top” background_repeat=”no-repeat” border_size=”0″ border_color=”” border_style=”solid” border_position=”all” padding=”” dimension_margin=”undefined” animation_type=”” animation_direction=”left” animation_speed=”0.3″ animation_offset=”” last=”no”][fusion_imageframe image_id=”2624″ style_type=”none” hover_type=”none” align=”none” lightbox=”no” linktarget=”_self” hide_on_mobile=”small-visibility,medium-visibility,large-visibility” animation_direction=”left” animation_speed=”0.3″]http://reanimacion.net/wp-content/uploads/2013/07/doctor-563428_1280.jpg[/fusion_imageframe][/fusion_builder_column][fusion_builder_column type=”1_2″ spacing=”” center_content=”no” hover_type=”none” link=”” min_height=”” hide_on_mobile=”small-visibility,medium-visibility,large-visibility” class=”” id=”” background_color=”” background_image=”” background_position=”left top” background_repeat=”no-repeat” border_size=”0″ border_color=”” border_style=”solid” border_position=”all” padding=”” dimension_margin=”undefined” animation_type=”” animation_direction=”left” animation_speed=”0.3″ animation_offset=”” last=”no”][fusion_text]

Secuencia de intubación rápida a través de vía intra-ósea

[/fusion_text][/fusion_builder_column][/fusion_builder_row][/fusion_builder_container][fusion_builder_container hundred_percent=”no” equal_height_columns=”no” hide_on_mobile=”small-visibility,medium-visibility,large-visibility” background_position=”center center” background_repeat=”no-repeat” fade=”no” background_parallax=”none” parallax_speed=”0.3″ video_aspect_ratio=”16:9″ video_loop=”yes” video_mute=”yes” overlay_opacity=”0.5″ border_style=”solid”][fusion_builder_row][fusion_builder_column type=”1_1″ layout=”1_1″ background_position=”left top” background_color=”” border_size=”” border_color=”” border_style=”solid” border_position=”all” spacing=”yes” background_image=”” background_repeat=”no-repeat” padding=”” margin_top=”0px” margin_bottom=”0px” class=”” id=”” animation_type=”” animation_speed=”0.3″ animation_direction=”left” hide_on_mobile=”small-visibility,medium-visibility,large-visibility” center_content=”no” last=”no” min_height=”” hover_type=”none” link=””][fusion_text]

Se ha reportado que la infusión de drogas intra-óseas (IO) tendría una farmacocinética similar a la infusión intravenosa (IV). En el trauma civil y militar, la vía IO es usada a menudo para obtener un acceso parenteral rápido y confiable para la administración de medicamentos. Solo algunos pocos reportes de casos han descrito el uso de la infusión IO para administrar drogas para obtener una secuencia de inducción anestésica rápida (SIR).

Los autores tuvieron como objetivo evaluar la factibilidad de la administración de drogas para SIR a través de un catéter IO en un estudio prospectivo observacional.

Un estudio prospectivo observacional se llevó a cabo en un hospital de combate en Afganistán. Se utilizó un formulario validado de datos para registrar el uso de drogas IO para SIR por el equipo de respuesta de emergencias médicas (EREM) dirigido por un médico y por los médicos intrahospitalarios.

Se les administró SIR a 34 pacientes traumatizados (29 EREM y 5 intrahospital) con drogas IO. La edad media fue de 24 años y la puntuación media de la severidad de las lesiones fue 25; todos fueron hombres. El mecanismo de lesión predominante fue explosión (n=24), seguida de penetración (n=6), contusión (n=3) y quemadura (n=1).

La tasa de éxito en el primer intento de intubación fue del 97% (95% CI 91% a 100%). Una visualización grado 1 de Comarck-Lehane por laringoscopia directa se obtuvo al primer intento en el 91% (95% CI 81% a 100%) de los pacientes.

Se concluye que en éste estudio prospectivo observacional, la administración de medicamentos IO fue usada con éxito en SIR de trauma, con un éxito de intubación al primer intento comparable al de estudios publicados que describieron la vía IV.

 

Emerg Med J. 2014 Jun 24

[/fusion_text][/fusion_builder_column][/fusion_builder_row][/fusion_builder_container]

1 Comment

    Interesante estudio!!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.